Sabemos de los innumerables sacrificios que se realizan cuando se construye una obra de gran magnitud. La realidad del Santuario en torno al  Monumento de Cristo Rey exige en la actualidad la construcción de espacios para seguir cumpliendo con su misión de atender a los Peregrinos que lo visitan.

Por una parte las obras continúan, y por otra se realiza un continuo mantenimiento empezando por el camino hasta llegar a los Santuarios, esto lo exige la buena conservación de estos santos lugares y la seguridad y comodidad de los peregrinos y turistas.

Esto entraña un gasto muy fuerte, por lo que acudimos a la generosidad de los fieles para seguir manteniendo estos santuarios dedicados al encuentro con Jesucristo que quiere juntamente con su Padre: “que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad”.