En el santuario, el encuentro con Dios vivo se propone a través de la experiencia vivificante del Misterio proclamado, celebrado y vivido: El santuario de Cristo Rey se proporciona a los fieles los medios de salvación, predicando con diligencia la palabra de Dios y fomentando la vida litúrgica principalmente mediante la celebración de la Eucaristía y de la penitencia, y se pone en práctica otras formas de piedad popular, promoviendo la experiencia de convocación y construcción de la comunidad eclesial.

Por ello los principales servicios que ofrece el Santuario de Cristo Rey son los sacramentos de la Eucaristía, la penitencia, la atención a las  diferentes secciones de la Adoración Nocturna y peregrinos. También se cuenta con un edificio amplio y moderno para “ejercicios espirituales”, así como una casa de retiro para quienes prefieren un encuentro con Dios en medio de la naturaleza.

En su conjunto el Santuario de Cristo Rey ha dedicado un espacio para aquellos que por medio del martirio han testimoniado la fe son su sangre, se trata del Santuario de María Reina de los Mártires, lugar donde se custodian las reliquias de los Beatos Mártires de San Joaquín.